lunes, 27 de mayo de 2013

Don gato, doña Luna y don Roberto





















Roberto Marín

Un gato de rondín en el tejado
se agazapa y tutela
el sueño de una luna de mistela,
que duerme panchamente de costado;
Roberto lo ha pintado,
con ese corazón tan duermevela,
que lo fija en el blanco de la tela,
como un gato de guardia, enamorado.
La luna dormilona del relato
con pomposo boato
se adorna con estrellas de fortuna
y a los pies de la luna ronda el gato,
según este retrato
que Roberto ha pintado de la luna.

3 comentarios:

Carlos dijo...

Para Ud. Troesma, espero que a su gato y a la luna le guste.

Un gran abrazo, con el afecto de siempre.

Carlos.

roberto dijo...

Carlos, perdón mil veces!!!
muchas gracias por este soneto!!!
¡Qué troesma, por favor! en serio, yo creo que es al contrario, el maestro sos vos.
Es un gusto contribuir con un granito de arena a tu creatividad!!!

Carlos dijo...

Hola Robert, no te preocupes. Todo bien. Me alegra que el soneto te haya gustado.

Digámoslo así, de troesma a troesma. Jaja.

Un gran abrazo y cuando quieras, sabes que esta es tu casa.