viernes, 13 de abril de 2012

Trillizos


Constanza Bassaluzo

Tuvieron tres gatos, la Gata y el Gato,
tres matas de pelos de espuma de plata,
le sirven de cuna dos viejos zapatos
y abrigan sus sueños con una corbata;
tres gatos tuvieron, Don Gato y la Gata,
sin noche de bodas, ni ley ni contratos,
en aquel diciembre de la serenata
y los arrebatos.
“Tuvimos tres gatos y ninguna gata”,
lamenta y suspira con pena de lata
la señora Gata por los callejones,
y grave, don Gato, de amor encendido,
felino de besos, le dice al oído:
“Yo te haré montones”