domingo, 5 de octubre de 2008

Clitóris



Clitóris se llama mi gata de angora,
es suave y rosada,
con finos modales de princesa mora,
igual que una abeja de amor desmayada;
niña exploradora,
de armiño de plata la cola erizada,
con cierto desgano maúlla a deshora
y trepa a la luna de la madrugada.
Clitóris se encoge cuando tiene frío
y en un rumoroso temblor de rocío
se tiende a la orilla de la chimenea,
felina de besos,
en un fatalismo de sueños espesos

se diluye en aguas, como la marea.

Dibujo: M. Marumatsu.